Becario, pero no de la casa blanca

Ayer y hoy hubo junta con Gonzalo. Hay amigos a los que por un tiempo no les veo ni la punta de la nariz, y a veces aparecen varios días seguidos.

Celebramos que le fue bien con la beca Conicyt, por lo que podrá comenzar su doctorado. Estos doctores estudian 7 años, más 3 de especialidad, y ahora más encima hacer un doctorado, ¡uf!

Lo bueno de su enfoque, en todo caso, es que su carrera es eminentemente práctica, desde un comienzo viendo pacientes y participando en el ejercicio de la profesión y las instituciones de salud.

Conozco doctores (Ph.D.), por ejemplo en ingeniería, que jamás en la vida vieron una industria, o un negocio, todo fue investigación, escritura de artículos y hacer clases. Puro libro, bastante distinto, ¿no?

Ahora bien, esas son decisiones de carrera. No es lo mismo querer dedicarse a la empresa que a la docencia, aunque tengo la idea que en gringolandia está bastante integrado el mundo universitario y el empresarial.

Por otro lado, mi hermano Claudio también ganó beca para su doctorado en literatura, ¡heavy! Él seguirá haciendo clases en el colegio (es profesor), y sus actividades escolares, pero con menos horas.

2 thoughts on “Becario, pero no de la casa blanca

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *