Almuerzo ejecutivo

Continuando con la celebración de la treintena, con los compañeros de pega tenemos un grupo de personajes que solemos almorzar juntos frecuentemente.

De un tiempo a esta parte hemos adoptado la costumbre de, cuando está uno de cumpleaños, ir todos al Eladio o algo así, comer un poco más rico (y caro) que lo normal, y se divide la cuenta del cumpleañero entre todos. Como esto se repite para cada uno, nadie pierde, todos ganan, win‐win.

Bueno, fuimos a almorzar al Eladio, y en esta ocasión pedí, en vez del típico costillar BBQ, un bife chorizo. No me gustó mucho, una lástima. Estuvo mucho mejor el lomo a lo pobre del martes pasado.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *