Despedida de soltero sin novio

Como el novio no podía, nos juntamos igual a tomar Capel de 35° con Coca Cola (a.k.a. piscola).

Por algún motivo nos acordamos de la guerra de agua de los cuartos medios, y cómo Jaime tuvo que cuidar las bombas en el colegio durante la noche, para tener municiones para el día siguiente.

Estuvo muy buena esa guerra de agua. Más allá del típico palo de fósforo + la gotita en la chapa del Prefecto de Disciplina, en esa ocasión un par de bombas de agua pasaron la noche en el refrigerador, en la parte de arriba. Casualmente dieron a parar a la ventana inmensa de esa oficina.

One thought on “Despedida de soltero sin novio

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *