Miénteme

This entry is part 9 of 15 in the series Filosofía de la mente

Estamos analizando la postura conductista para definir lo que es la mente: “tener un cuerpo con ciertas disposiciones específicas”, por ejemplo, la disposición a comunicarse usando lenguajes.

Y estábamos tomando mano del argumento de Wittgenstein (a todo esto, él no era conductista), que indica que efectivamente, no hay nada más que pueda ser comunicado de una mente, aparte de la conducta observable. O sea, que no hay “estados privados”.

Pero entonces me asaltan las siguientes dudas respecto a la postura conductista:

  • Discapacitados: ¿Qué hubiese sido de Stephen Hawking hace cien o doscientos años? Según este argumento, sería considerado hoy un ser sin mente (o que la perdió), porque no responde adecuadamente a los estímulos. Claro, no estaba lista la tecnología que le permite hoy comunicarse y ser tildado de “mente brillante”! En este caso, el “mundo privado” de Hawking lo hubiese sido simplemente por falta de medios de comunicación, y no por lelo o falto de mente.
  • Niños: Según la postura conductista, un niño que aún no habla, no tiene mente, porque no se conduce “apropiadamente” frente a los estímulos. Si este fuese el caso ¿cuándo y cómo aparece la mente en los niños? ¿Está desde que nace, o aparece después?
  • Subconsciente: Si no hay mundos privados, entonces algunos psicólogos quedan desempleados, sobre todo los que siguen a Freud y el psicoanálisis, que efectivamente buscan en nuestro subconsciente (= mundo privado) los elementos que afectan nuestra conducta (= mundo público).
  • Seres “transparentes”: Sería posible entonces, una conversación como la siguiente: “Hola! tú estás bien, ¿cómo estoy yo?”, basada en dos personas que simplemente observan su conducta.

[De hecho, esto último me recuerda a un programa que vi anoche en Fox “Lie to me”, donde hay unos profesionales en detectar a gente que miente al observar su conducta.]

¿Qué hacer con estas preguntas? Bueno, abandonar el camino que estábamos recorriendo, e intentar otro, que veremos en el siguiente post: el funcionalismo.

Series Navigation« Sigue la reglaConéctalo y mira si funciona »

3 thoughts on “Miénteme

  1. @Jaime: Gracias por el ánimo! Mejor toma el libro que te presté el otro día (Appiah) y léete el capítulo uno. Con eso basta para sintonizarse de un tirón!
    @Ale, vale, veré qué onda con Luhmann, pero lo pondré a la cola de las sugerencia de Leo (la fenomenología). Me va a gustar ver qué sale del mix sociología+filosofía.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *