Fiesta de la primavera 春节 en Běijīng 北京

This entry is part 3 of 8 in the series La vida audiovisual 2010

Los primeros días en Beijing los pasamos disfrutando del año nuevo chino, que es una festividad que dura varios días. Al día siguiente de llegar de Shanghai, era la víspera del año nuevo del tigre. Por la mañana antes de almuerzo fuimos con el WM a Panjiayuan 潘家园 (video 1 debajo, video 2, fotos) que es como una feria de las pulgas que tiene de todo. También por ahí vendían algunas cosas para comer, que se ven en el segundo video.

Como era un poco temprano para almorzar todavía, dimos una vuelta en auto por la ciudad antes de recoger a la CH. Almorzamos deliciosa comida tailandesa en un local llamado “Serve the People”, en la zona de embajadas, y ahí aprendí que no se deja propina en China. De hecho, si dejas monedas, ¡te las devuelven! y te dicen “se le quedó el vuelto”.

Para la tarde y bajar el almuerzo fuimos al Parque Ditan 地坛 (video debajo, fotos), que estaba lleno de gente paseando. Lejos lo que más me llamó la atención acá fueron esos gorros de cabeza de animal que todo el mundo estaba usando. No me refiero solamente a niños, ¡sino también adultos! Espero que para mi siguiente visita hayan pasado de moda.

Para la noche, fuimos con todos los personajes amigos chilenos en Beijing a comer algo llamado Hot Pot 火鍋 (video, fotos), que si no recuerdo mal es comida de Sichuan 四川, una región de China, y que se caracteriza por ser fuerte en sabor. Y parece que medio radioactiva también, porque nos pusieron unos trajes que nos tapaban casi toda la ropa y brazos, y creo que también como unas bolsas para nuestros bolsos y carteras. Sinceramente la comida era choriflai, porque uno mismo se iba cocinando sus cosas, pero de sabor no me pareció tan maravilloso.

Entonces ya se acercaba la hora del año nuevo mismo, por lo que nos movimos a la zona del Qianhai 前海 y la Drum Tower 鼓楼 (Gǔlóu), donde ya estaban moviéndose los fuegos artificiales (video 1, video 2, video 3 debajo, fotos). En lo que fue mi experiencia, se podía encender fuegos artificiales en cualquier lugar, a cualquier hora, en cualquier cantidad y de cualquier poder, tanto como pudiese aguantar tu bolsillo. Sonaban fuegos artificiales todo el rato, y conforme se acercaba la hora del año nuevo subía la intensidad, hasta que ya se puso toda la carne en la parrilla y pareciese que era competencia de quién hacía el espectáculo más bacán de la zona. Todo iluminado y mucho ruido. Entramos en un pub por ahí a humedecer la garganta y después regresamos a la base, donde estaba lleno de restos de los fuegos de artificio, lo que sería una constante de los siguientes días.

El siguiente día, que era el primer día del año, intentamos ir al Lama Temple, pero nos resultó imposible porque no había donde estacionar el vehículo, y luego había una cantidad enorme de gente intentando hacer lo mismo. Decidimos entonces ir al Templo del Cielo 天坛, y fue una excelente idea, porque había una representación completa, con música, altoparlantes, vestuario y accesorios de la ida del Emperador a dejar su ofrenda para el nuevo año (video, fotos).

Nos salimos un rato de la procesión para visitar el parque mismo, para ver el Circular Mound Altar 圜丘坛 y la Imperial Vault of Heaven 皇穹宇. Luego volvimos a la ceremonia cuando la acción estaba en el Hall of Prayer for Good Harvests 祈年殿 (video 1, video 2 debajo, fotos).

En la noche cenamos en casa tranquilamente y salimos con el WM y GM a jugar un poco con fuegos artificiales (fotos). La CH no estaba nada feliz que la dejáramos sola con su embarazo ahí mientras íbamos como cabros chicos a jugar, pero bueno, hay unos videos que no quise subir porque ¡no estoy seguro de querer reencender la ira!

El día siguiente paseamos por algunos barrios más periféricos de Beijing. Comenzamos la mañana visitando el Palacio de Verano 颐和园 (video debajo, fotos), que para variar estaba bastante lleno, pero valió la pena todo el rato. Está construido en la ladera de un cerro, y al subir por sus pabellones se tiene una linda vista del lago Kūnmíng 昆明湖, que estaba congelado a sus pies.

De ahí pasamos al Antiguo Palacio de Verano 圓明園 (video, fotos), que tenía más gente aún. Caminamos hasta las Xīyáng Lóu 西洋楼, unas ruinas imperiales con estilo occidental bien curiosas y al final recuperamos un poco de energía con esa pizza gigante que aparece en las fotos, en The Kro’s Nest, ¡delicioso!.

Finalizamos el día visitando el famoso Parque Olímpico 奧林匹克公園 (video debajo, fotos), con todos sus edificios iluminados. Fue un día cansador pero que me permitió abarcar una buena cantidad de lugares dignos de ser visitados.

Series Navigation« Tres días en Shanghai 上海Beijing y alrededores »

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *