Otoño

This entry is part 1 of 2 in the series La vida audiovisual 2011

Marzo

Ya de regreso de las vacaciones por Europa y el norte de África de febrero, conforme comenzó a bajar la temperatura, aprovechamos para ir a almorzar comida chilena y luego al  parque con los sobrinos, donde pude capturar a uno de ellos en los juegos:

No quedó capturado, pero al final dijo algo así como “pensé que no lo lograría, pero tuve confianza en mí mismo y llegué hasta el final” ¡Awwww!

Recibimos también algunas  visitas valdivianas porque había un crucero que partía por esos días me parece, y además llegó el día por todos esperado y pudimos hacer una  Celebración por el juramento de Marcial como abogado.

Como la casa es grande y el corazón también, recibimos a algunos  amigos  valdivianos. Entre las cosas interesantes que sucedieron ese día, había un personaje que me cuenta que trabaja en una empresa Noruega de energía. “¡Qué coinciencia! le digo yo, mi hermano también”. “¿Y cómo se llama tu hermano?” Yo le respondo y me dice “¡Es mi jefe!”.

Para celebrar a mi cuñada y a mi sobrina, tuvimos una  fiesta de disfraces, acá hay un  video de la tarde. Había Angelina Ballerina, Blanca Nieves, y varios Mario Brothers. Al día siguiente nos hicimos un rico  Almuerzo dominical.

Abril

Todavía estaba bueno para actividades fuera de casa, así es que acompañé a mi hermano con su hijo a la  Plaza Ñuñoa, donde capturamos el  video de arriba y este otro  video. No todo es sobrinear en esta vida, así es que esa noche de viernes fuimos a beber  donde unas amigas de mi Negra, y al día siguiente disfrutamos un buen  disco donde Nico.

Me puse mi tenida metalera ese domingo, y partimos con David al espectacular concierto de  Iron Maiden en el Estadio Nacional, el mismo que en los próximos días será lanzado mundialmente, recogido en todo su esplendor y que por supuesto compraré en Bluray y escucharé a todo chancho en casa.

En sus vueltas por el mundo, mi Morena ha hecho muy buenas migas, y cuando vienen de visita a Chile intentamos ofrecer nuestra hospitalidad. Vino una amiga desde Japón, y la llevamos a probar terremoto al  The Clinic y al otro día a probar baile y sabor latino al  Bar Constitución.

La vida sigue, los sobrinos crecen y crecen, como mi  sobrino mayor en su cumpleaños. Para la Semana Santa nos quedamos en Santiago, donde pude mostrar que  puedo cocinar almuerzo, y además como estaba bonito el día, aprovechamos de subir al  Cerro San Cristóbal, acá filmamos  un rato en el funicular.

Finalizamos abril de manera más bien inusual, fuimos a la  fiesta costumbrista de El Monte, donde almorzamos y vimos los productos de la región. En varias partes ofrecían “montinos”; bueno, si es la especialidad de la localidad, hay que probarlo. Fui a preguntar qué era, y me dijeron que es una vienesa dentro de una masa y con queso, “como una chaparrita”. Ehm, bueno, lo probé y ¡es una chaparrita!

Mayo

Siguiendo con la onda medio folklórica, el domingo siguiente a semana santa fuimos a presenciar la fiesta de  Cuasimodo en Colina, en donde tomé el  video que encabeza esta sección. A mí me pareció impresionante, eran varias decenas de jinetes que iban gritando al ¡santo!

Iba un día a hacer compras al supermercado cercano a mi hogar, y me encontré con un río de ciclistas que se habían tomado la avenida Rancagua, con gritos de “Patagonia ¡sin represas!”, como se puede ver en este  video que tomé a la rápida en el lugar. Esto no fue sino una muestra de lo que vendría el resto del año con los estudiantes, pero así vamos estableciendo el ánimo.

Por algún motivo extraño, nos dio por tomar la extensión de la Línea 5 del metro y nos fuimos a dar una  vuelta por la Plaza de Maipú, visitamos el Templo, y vimos la fauna local, como por ejemplo estos  acróbatas y ciclistas haciendo piruetas.

El último sábado del mes lo diversificamos con una visita familiar por el día, estaban  mis sobrinas, y por la noche fuimos a un pub para la celebración del  cumple Ciego.

Junio

Despidiendo ya el otoño, a veces en vez de asar, la onda es cocinar, y fuimos a comer  brochetas con Marcial y Rosario. También tuvimos la alegría de recibir a la primogénita de mi amiga Patty, fuimos a  visitar a Julieta recién nacida.

Pese al que el frío ya está instalado, un día luego de fotografiar mi  jazmín siendo polinizado, nos fuimos a  dar  una vuelta por el centro, pasando por el Parque Forestal, el barrio Lastarria, el Cerro Santa Lucía, la Iglesia San Francisco y el barrio París‐Londres.

Luego de un domingo estelar de crudos, el Nico me presentó una nueva aplicación para iPhone (que ahora es bastante popular), por lo que hice mis primeras pruebas con  Instagram, además de una buena aplicación para hacer panorámicas llamada Photosynth, que probé también en el  Campus San Joaquín.

Casi que eso es todo antes del invierno. Previo a tomar nuestras maletas para salir nuevamente de Santiago, celebramos el  Cumple de la Ale.

Series NavigationCuatro días en San Pedro de Atacama »

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *