Cuatro días en San Pedro de Atacama

This entry is part 2 of 2 in the series La vida audiovisual 2011
  • Otoño
  • Cuatro días en San Pedro de Atacama

San Pedro de Atacama es un destino súper bueno dentro de Chile, y está muy bien detallado en guías como la Turistel, por lo que no me detendré a describir todo lo que hicimos estos cuatro días, simplemente me detendré en lo esencial.

Y lo primero es: un vehículo. Lo arrendamos en Calama, y pagamos extra para que fuera 4x4, pues nuestra idea era obtener un poco de aventura. ¡Y un poco de eso obtuvimos! Complementando el vehículo, un GPS con un buen mapa, que muestre algunas huellas y caminos que no son evidentes a simple vista. Nosotros usamos los de OpenStreetMap y la aplicación MotionX‐GPS del iPhone, que nos salvó de varias.

Viernes

Nos concentramos en la zona inmediatamente al norte de San Pedro mismo. Lo más chori, creo yo, fue la Garganta del Diablo (el  video que encabeza este día), que está bien buena para hacerla en mountain bike. También está muy bien la subida desde el Pucará de Quitor a la punta del cerro con su cruz.

Sábado

Lejos el día más “aventurero” del viaje, porque tuvimos la brillante idea de ir a meternos al Valle de la Muerte. Fíjate, ¡y con ese nombre más encima! DE LA MUERTE, y nosotros decidimos que como andábamos en 4x4 no íbamos a tener problema. Pero no, 45 minutos desenterrando el vehículo, y menos mal que pasó un alma caritativa que nos dio el dato (desinflar los neumáticos), y además andaba con un compresor portátil.

Domingo

Nuestra idea original era ir al altiplano, 4000 [msnm], pero justo había nevado y los carabineros tenían cerrados el Paso Jama y el camino a Miscanti y Miñiques. Pero no importa, igual tomamos el vehículo y como que intentamos aventurarnos un poco, hasta donde muestra el  video. Dada la experiencia del día anterior, fueron intentos tímidos.

Luego nos quedamos en la zona al sur de San Pedro de Atacama, con la siempre espectacular Reserva Los Flamencos, que es uno de los lugares a los que uno no se cansa de volver.

Lunes

El último día rematamos los lugares a las afueras de San Pedro, por su lado sur. Para poder flotar un rato en la salmuera de Céjar, se nos ocurrió tomar un “atajo” que aparecía en mi OpenStreetMap, según el cual existe un camino entre Tulor y Céjar. Lo que no dice el mapa, es que en un par de partes hay bastante arena, incluso mini dunas, y con nuestra experiencia en el Valle DE LA MUERTE, no nos hizo mucha gracia. Aplicamos los conocimientos que nos dio nuestro rescatista: Nunca frenar, nunca girar las ruedas, no salirse de la huella, y si es posible, acelerar. No tuvimos problema con eso.

De vuelta de Céjar, otra vez nos pareció buena idea tomar un “atajo” a San Pedro, esta vez nos tocó un camino que era puro trumao (polvo muy fino), que nos quitó toda la visibilidad. Literalmente, conducíamos a ciegas. No pasó nada, pero mi ritmo cardíaco tardó un poco en volver a los 80 bpm.

El último comentario que quiero hacer se refiere al Valle de la Luna. Pese a ser como la cuarta vez que iba, tuve la oportunidad de visitar cinco (¡cinco!) cosas dentro del Valle que nunca había visto antes, o en las que no me había detenido realmente; San Pedro siempre me sorprende.

Un par de regalitos

Aparte de fotos en Picasa y videos en YouTube, tal como les dije en un comienzo, un GPS es de gran ayuda. Por ello comparto dos archivos acá, que pueden verse en Google Earth, y que varios dispositivos pueden leer:

¡Que les sea de utilidad”

Series Navigation« Otoño

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *