Fundación

Comencé a leer la Serie de la Fundación cuando recibí de regalo ‘Hacia la Fundación’. La verdad no entendí nada, y lo encontré un poco fome. Ya había leído ‘El Sol Desnudo’ de Isaac Asimov, que me pareció mucho mejor.

Hasta que en 1998 caché que el asunto era un conjunto de libros. Me compré la trilogía original, luego las secuelas, luego las precuelas. El argumento es apasionante. Sin revelar nada que les eche a perder la lectura, todo da vueltas alrededor de una disciplina matemática capaz de predecir la historia dada la información del momento actual. Y de modificar este futuro. Cachénse esa.

Uno podría pensar que eso ya era suficiente, pero Isaac había unido su Fundación con otros mundos que creó: primero las novelas de robots, luego las del Imperio Galáctico, obligado a conseguir esas novelas también. En total unos 18 libros. Más encima salió después de su muerte la extensión del mundo por la trilogía de los tres ‘B’, y también me la compré.

Pucha que lo pasé bien leyendo todo eso. Cuando lo repita (por tercera o cuarta vez, no recuerdo) me voy a divertir sobremanera.

Perfume

Hoy terminé de leer esta novela. Totalmente recomendable, me gustó harto.

Incidentalmente, fui por el día a San Fernando, y en el camino disfruté diversos olores, propios del paisaje. Quema de predios, plantaciones, estiércol, embrague de camión, río con aguas servidas, sandwich ave pimiento, gasolina YPF, jazmín de antejardín, McNífica de Buín, sandía roja de San Fernando, vainilla lacrimosa.

Sicópata (norte)americano

Hoy terminé de leer American Psycho. Un poco largo para mi gusto, demasiados asesinatos parecidos, excesivas descripciones de vestimenta, no avanza mucho. Lo más interesante es irse adentrando (lentamente) en la mente del protagonista. Igual ahora me gustaría ver la película.

Hoy además disfruté un DVD que me regaló el Rena, de un concierto de Deep Purple en 1972. Notable, muy bueno. Pensar que 34 años después escuchamos varias de esas canciones tocadas por un 60% de esos músicos, y que el 1999 esa cifra fue del 80%.

El Teorema

Hoy sábado terminé de leer “El Teorema” de Adam Fawer. No sé a quién se le ocurrió ese título en castellano, porque en inglés es “Improbable”, y en el libro no sale ningún teorema.

Bueno, el libro está bueno, se lee rápido, y menciona cosas choras como el demonio de Laplace, el principio de incertidumbre, el gato de Schröndinger, la dualidad onda‐corpúsculo, y habla caleta de probabilidad y estadística. No todo es mecánica cuántica, por cuanto también hay algo de relatividad especial e incluso general.

Si todo eso les aburre, sale la CIA, FBI, KGB, el Mossad, la mafia rusa, uf.

Quién es Judas

Entre los regalos que recibí este año, venía el Evangelio de Judas. Es la edición que se está vendiendo en todas las librerías, por ejemplo lo he visto en la Feria Chilena del Libro.

Está estructurado en tres partes. Primero explicaciones para entender el evangelio, luego el evangelio mismo en castellano, y al final comentarios de la traducción.

No había tenido yo la oportunidad de leer alguno de los llamados evangelios apócrifos antes, y estoy impresionado. En alguna parte había leído que el cristianismo es un híbrido o un mix que toma el platonismo y lo funde con ideas clave de la doctrina protocristiana.

Este híbrido no se asentó instantáneamente, sino que hubo una serie de pensadores que lo fueron estructurando, y un sinfin de corrientes alternativas que al final quedaron fuera.

Entre esas corrientes, quedó fuera del canon una variedad de fuentes escritas de la más diversa línea. El Evangelio de Judas se enmarca en una doctrina gnóstica donde Yahvé es un dios menor, es el creador pero no el supremo, conocido como el Demiurgo, y que Jesús es entonces hijo de este dios menor, y no del otro.

Explica el traductor y comentarista una cosmología donde hay una serie de “capas” o “estratos” de divinidad, y cómo a los discipulos se les revela una parte de la realidad que no ven.

¿Recuerdan la metáfora de la caverna de Platón? Básicamente Jesús viene a revelar la realidad que está atrás de las sombras que ve el ser humano. Esta revelación es un conocimiento que se entrega a una élite, y es la base del gnosticismo.