Drácula

Fuimos con Marcial a ver esta obra de teatro frente al Campus Oriente de la Católica.

Claro, la historia ha sido contada varias veces, ¿cómo innovar, cómo mantener la atención del público?

En este caso la compañía de teatro lo hizo con los siguientes elementos:

Tarimas móviles. La acción se desarrollaba mayoritariamente sobre dos tarimas con ruedas, movidas por un par de personajes ‘de incógnito’. En vez de subir y bajar telón, se movían las tarimas para cambiar la locación de la escena.

Música en vivo. Un tecladista-chelista, un contrabajista, y un órgano onda de iglesia a la vista. No se veía (pero se escuchaba) un percusionista. Estuvo bacán, además había una cantante onda soprano.

Efectos especiales. Harto humo de máquina, que se movía con ventiladores. Voz que salía de un megáfono amplificado. No sé si era grabada o en vivo.

Múltiples roles explícitos. En vez de ocultar que todos hacían como dos roles, se cambiaban de ropa ahí mismo.

Falta de utilería. Eso fue raro, como que a propósito decidieron no usar utilería. Cuando escribían, o se pasaban cosas, o tomaban estacas de madera, etc., todo era imaginario.

Me gustó la obra. Luego fuimos a la plaza que está en Sucre con Miguel Claro a comer alguna cosa.