Cita a ciegas

Nunca participé de una. Lo más cercano fue por el ’96 o ’97, cuando mi papá me intentó convencer de acompañar a la hija de un colega de él a su fiesta de graduación de cuarto medio.

La conversación (supuestamente para convencerme) era más o menos así:

- Pepino, esta niña es muy estudiosa, la primera de su curso, pero no tiene muchos amigos, por eso le pidió a su papá que la ayudara a buscar pareja entre los hijos de sus colegas.

- Papo, no me interesa en lo más mínimo.

[Nota del transcriptor: Más o menos en esos años mi papá me decía Pepino, una derivación de Pipe, por Felipe, y yo le decía Papo, una derivación de papá].

Para mis adentros (no recuerdo si lo verbalicé), pensé inmediatamente que esa niña no podía ser muy guapa.

Veremos como sale la cita a ciegas de la que seré espectador esta noche.

4 thoughts on “Cita a ciegas

  1. Wena!!! Onda swinger? me parece… quienes serian los afortunados?

    La talla las citas a ciegas, nunca fui tan valiente y la verdad no tuve oportunidad…

    Cuenta que tal!!

  2. No, nada de swinger, fuimos de back up. Firmamos un non disclosure agreement, pero si los afortunados desean expresarse, yo sé que leen este blog.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *