París — Vilna

Terminé de leer la otra semana “El Enigma de París” de Pablo de Santis. Pucha qué ganas de volver allá. ¿Qué tiene esa ciudad? ¿Por qué supera a Roma, Madrid, Berlín? No lo sé. Simplemente quiero volver.

El libro, más o menos no más.

Ahora leo “La Otra Europa” del Premio Nobel Czeslaw Milosz. ¡Pucha que se nota que el tipo sabe escribir! Básicamente cuenta su vida, centrada (hasta ahora) en el hecho que creció en algo que era la mismo tiempo Polonia, Lituania, Rusia, con bordes indefinidos y en todo caso cambiantes.

Nos cuenta de un ambiente donde los “compatriotas” son judios, católicos, anglicanos, musulmanes de religión; hablan polaco, lituano, ruso, yiddish; y de nacionalidad se consideran polacos, rusos, lituanos, alemanes, eslavos, hebreos, y más encima, todos mezclados.

Una salsa más o menos debe salir de toda la mezcla. Un país retirado como Chile goza de una homogeneidad increible. Buena o mala, pero es un hecho.

A todo esto, la capital de Lituania es Vilna, no tenía idea, jamás la había escuchado.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *