La Punta

Desde el 2001 que no iba a La Punta. Me tocó verla “pelada”, puro bosque. Luego apareció una notable casa, con varias habitaciones. La lijamos. Lo último que ví fue la piscina con su terraza.

Ahora no había nada nuevo, sólo que había olvidado el camino para llegar. Y además nos costó un mundo salir de Santiago. No se puede salir por Curicó, ni por Matta, ni por Quilín. Salimos al final por Vespucio, luego de pasar por calles que no habíamos recorrido nunca. Para más remate, me pasaron un parte por exceso de velocidad en Paine.

Ah! Y nos encontramos con los otros cabros que iban a la despedida de soltero del Negro y el Vaca.

La tónica del paseo fue todos con sus iPods (incluso iPhone), “pa’l buqué”, asado todo el rato, “te pelaste”, póker, “mande?”, conversación toda la noche, “chulo gay”, paseo nocturno, una visita sorpresa de Farrios, empanadas de pura cebolla, un clon de Caradura.

2 thoughts on “La Punta

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *