Antes de reflexionar

This entry is part 5 of 14 in the series Fenomenología

Cuando discutíamos el funcionalismo, vimos una manera de explicar la conciencia de uno mismo, y comentamos a la pasada que la fenomenología no aceptaría una explicación basada en estados mentales y la capacidad de tomarlos como objeto de atención.

Mind-artistic-spiralLo bueno, es que tomé un libro de fenomenología y dice exactamente lo mismo (tengo corroboración, eeeehh!). Lo que propone la fenomenología es que toda experiencia consciente implica un substrato de auto conciencia pre‐reflectiva. Es una forma un poco rimbombante de decir que cada experiencia que tenemos es posible de ser caracterizada como propia. O sea, que el sujeto que está experimentando es uno mismo.

Esto que suena como obvio, bueno, en realidad no lo es tanto. ¿Recuerdan cómo a Neo podían ‘cargarle’ programas de artes marciales? En ese proceso, Neo no pasaba por la experiencia del aprendizaje, simplemente se le transferían las habilidades en cuestión. El enfoque fenomenológico negaría esta posibilidad, por cuanto implica que la experiencia es un objeto separable del sujeto. Para otro ejemplo, de disociación de experiencia y sujeto, vean la serie Dollhouse, la están dando en el canal Fox.

¿Qué caracteriza a esta auto conciencia pre‐reflectiva? Sería una condición necesaria (pero no suficiente) para la experiencia, intrínseca, involuntaria, tácita, no observacional (no es reflexión), y no objetivizante.

Luego, cada vez que tenemos una experiencia (percibir algo, recordar algo, imaginar algo), aparte del objeto de la experiencia (el algo), cada una de ellas tiene en común que son algo para mí (el sujeto de la experiencia). Esto es lo que convierte a la experiencia en subjetiva: el hecho que cada sujeto es único.

Aquí podríamos comenzar un debate epistemológico (¿cómo es posible entonces conocer la realidad, si toda experiencia es subjetiva? ¿existen hechos objetivos?), pero eso lo dejaré para más adelante, en una serie acerca del conocimiento.

La conciencia pre‐reflectiva es lo que nos permite, por ejemplo, sentir que las experiencias que tenemos son nuestras, aun cuando en su momento no les estábamos prestando atención. Como cuando vamos manejando, pasamos un cruce, y luego nos preguntamos “chuta! ¿la luz estaba verde o roja?”. Este es un ejemplo en el que, aun cuando no estamos prestando atención a la experiencia de manejar, no podemos decir ni que a) estábamos inconscientes, ni que b) no estábamos en control de nuestras acciones.

En este post hablamos acerca de las características pre‐reflectivas de la conciencia. En el siguiente post hablaremos de la capacidad de reflexionar acerca de nuestras experiencias.

Series Navigation« Ser objetivoReflejo »

10 thoughts on “Antes de reflexionar

  1. Un aspecto que encuentro muy interesante de la reflexion fenomenologica es el trabajo realizado por grupos en el área de la neurociencia, que buscan conectar los procesos de la conciencia con sus bases neurologicas, y biológicas. En esa área trabajaba Francisco Varela, sin duda uno de los científicos chilenos mas relevantes. Buscando al azar varela y conciencia en google, encontre esto: http://www.scielo.cl/scielo.php?pid=S0717-92272001000400003&script=sci_arttext

    El articulo no es terriblemente novedoso, pero es un resumen entretenido y las referencias son sin duda muy interesantes de seguir. A modo de ej:

    - Petitot J, Varela FJ, Roy JM, Pachoud B. Naturalizing Phenomenology: Issues in Contemporary Phenomenology and Cognitive Science. Stanford, Stanford University Press, 1997
    — Varela FJ, Thompson E, Rosch E. The Embodied Mind. Cambridge, MIT Press, 1991

    Lo mas interesante de todo esto es que ha sido un foco de influencia fundamental para definir las nuevas tendencias en HCI.
    Gracias por los posts!

    LEo

    • Sin duda estoy en deuda con Varela. El texto que estoy siguiendo lo nombra profusamente, pero no todavía, en la parte que estoy en la serie, viene más adelante.

      Respecto a la relación con la neurología, el texto nombrado complementa el discurso filosófico ‘puro’ con diversos ejemplos sacados de la neurología (medicina‐biología), pero los he omitido en el blog, se haría muy pesado (más aun!). Los autores se esfuerzan por reforzar con aspectos ‘prácticos’ el uso de los métodos fenomenológicos, más allá de los “argumentos de sillón”.

      No me gustó mucho lo que propone el muchacho Francisco Aboitiz, porque está haciendo uso de representaciones internas del mundo externo, que es exactamente lo que niega la fenomenología: no habría realmente separación entre ambos mundos.
      [Tampoco me gustó que hablara del ‘problema duro’, le hace falta una repasada al inglés, porque en este contexto, ‘hard’ de traduce como difícil, sería el ‘problema difícil de la conciencia’].

      Tengo una montaña de referencias que podría seguir, pero es el tiempo lo que falta!! Me encantaría leerlo todo!!

      Respecto a HCI, todavía no me compro el libro que me recomendaste la otra vez, pero ahora lo voy a encargar por Amazon para poder opinar con (un poco de) conocimiento de causa … al fin y al cabo, el que se está doctorando eres tú y no yo!! Ja ja ja 🙂

      En general, gracias LEo por seguir el blog!

  2. Aqui seguimos… desde Sydnay, con el cerebro caliente con todo lo que me est’as haciendo absorver, pero entretenido… sigue predicando, hermando.. muy interesante..

    • Gracias muchacho Jean, qué lata que la otra vez no resultó bien el Skype! Ya tendremos tiempo de reunir al team un día y aparte de conversar de las viejas pechoñas, dedicarle un segundo a la diversión de la mente … o a un poco de cerveza!!

  3. Pingback: www.hamburgueta.com » Blog Archive » Sumergido en el tiempo

  4. Pingback: www.hamburgueta.com » Blog Archive » Cuerpo 2

  5. Pingback: www.hamburgueta.com » Blog Archive » Autorretrato

  6. Pingback: www.hamburgueta.com » Blog Archive » Luz, cámara, ¡acción!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *