¡No te metas en mi mundo!

This entry is part 7 of 15 in the series Filosofía de la mente

Antes de explicar el argumento, veamos qué sería un mundo privado.

Recordemos que estamos explorando la idea de que es posible identificar si un ser tiene mente, sobre la base de observar su comportamiento: buscando elementos en dicho comportamiento que sean caractéristicos de un ser que tiene mente.

En particular, nos interesa saber si basta con la observación del comportamiento, (si es suficiente) para hacer esta caracterización. En caso de no ser suficiente, significa que existen elementos propios de los seres que tienen mentes que no son observables externamente, elementos que estarían de alguna manera encapsulados.

¿Qué tipos de elementos podrían ser estos que no son observables? Podríamos indicar: ideas, conceptos, representaciones, emociones, sensaciones.

¿Qué significa que no sean ‘observables’? Digamos que significa que no es posible comunicarlos al exterior. A esto nos referimos con “privado”.

¿Cómo comunicamos cosas ‘internas’ al exterior, a otras personas? Usamos algún tipo de lenguaje. El lenguaje es la conducta por medio de la cual estamos observando los estados internos del ser.

Identifiquemos entonces este mundo privado con un lenguaje que llamaremos, con mucha imaginación, lenguaje privado. Este es un lenguaje que, por definición:

  • Nadie más puede entender. (Si alguien más lo entiende, entonces podría comunicar el estado privado, que dejaría de ser privado, pasaría a ser público).
  • Es intraducible a otro lenguaje. (Si lo traduzco, entonces pasaría a ser público). O sea, no puedo definirlo en términos de un lenguaje ordinario.
  • Nadie más puede aprender. (Si alguien lo aprende, entonces pasaría a ser público).

Ok, dejo esto para ser procesado hasta el próximo post, donde nos adentraremos en el argumento mismo que (supuestamente) demuestra que no existen estos mundos privados, y que, por lo tanto, es suficiente con observar la conducta para identificar si un ser tiene o no tiene mente.

Nota: Estoy siguiendo en este caso las ideas de Wittgenstein. Luego las criticaré.

Series Navigation« Compórtese!Sigue la regla »

2 thoughts on “¡No te metas en mi mundo!

  1. Pingback: www.hamburgueta.com » Blog Archive » Deseo tomarme una foto contigo

  2. Pingback: www.hamburgueta.com » Blog Archive » Resumen de la mente

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *