Tabula Rasa

This entry is part 5 of 9 in the series Epistemología

Vimos en el post pasado de esta serie que la postura cartesiana propone que exijamos evidencia irrefutable como condición de justificación. Lamentablemente, eso nos dejaría con muy poco conocimiento a nuestro haber: nuestra existencia, el contenido de nuestra mente, y las verdades necesarias. Pero nada respecto al mundo físico. Relajemos entonces la condición propuesta por Descartes, y en vez de exigir evidencia irrefutable, usemos evidencia suficientemente buena como condición de justificación para el conocimiento. Esto exige entonces definir qué sería “suficientemente buena”.


Para responder a esto, John Locke (1632 — 1704) propuso examinar cómo se construye el conocimiento y buscar entonces sus fuentes. Propone que al nacer nuestra mente está ‘en blanco’, y que, en la medida que vamos acumulando experiencias, vamos ‘llenando’ nuestra mente de ideas. Estas ideas, entonces, serían los elementos con los que se construye el conocimiento.

¿Dónde se originan las ideas? Locke propone dos fuentes, ambas basadas en la percepción:

  • La sensación sería la fuente de ideas respecto a los objetos externos a nuestra mente, que percibimos con los sentidos. Por ejemplo, mi idea que “escucho una aspiradora” se origina en que estoy escuchando una aspiradora funcionando en el pasillo.
  • La reflexión, sería la fuente de ideas respecto a los objetos internos a nuestra mente, que percibimos con las operaciones de nuestra mente. Por ejemplo, mi idea que “creo que alguien está aspirando” se origina en una deducción que hago mentalmente (no veo a nadie operando la aspiradora, pero esta no puede funcionar por sí sola).

Además de estas dos fuentes de ideas como elementos para construir conocimiento, Locke propone también que podemos llegar a conocer cosas por razonamiento, que no requiere de evidencia de los sentidos. En esta categoría caerían las verdades necesarias indicadas por Descartes. Por ejemplo, luego de un proceso de razonamiento, puedo saber que la derivada respecto a x de la función exponencial(x), es la función exponencial(x).

Esta propuesta de Locke amplía el conjunto de cosas que podemos conocer, respecto a la propuesta de Descartes. Específicamente, al incluir la sensación como fuente de ideas, abrimos la posibilidad a conocer el mundo físico y nuestro cuerpo, cosa que para Descartes estaba descartada (no pun intended). Sin embargo, esta ampliación del conjunto de cosas que podemos saber puede parecernos arbitraria. ¿Basta con decretar que estas son las fuentes, y automáticamente crece nuestro conocimiento? No. Como ya vimos, hay que incorporar un criterio para decidir en cuál evidencia (ya no necesariamente irrefutable) podremos confiar para justificar nuestras creencias. En el siguiente post discutiremos la propuesta del fundacionalismo como criterio de decisión.

Series Navigation« IrrefutableFundación »

4 thoughts on “Tabula Rasa

  1. pegadisimo con tu “philosophy for dummies”… awesome!
    buena tu llamada el domingo, man!!
    abrazos… mas posts!

  2. Gracias muchacho Delardo. No sé si esto se podría considerar exactamente “for dummies”; casi que al escribirlo me ayuda a entenderlo. Y explicándolo, me obliga a considerar cosas que durante la revisión bibliográfica pasé por alto.

    Respecto a la llamada del domingo (sábado para mí), intentaré repetirlo más seguido!

    Más posts vendrán sin duda alguna, me cuesta un poco escribirlos eso sí …

  3. Pingback: www.hamburgueta.com » Blog Archive » ¿Qué es el conocimiento?

  4. I would agree that there is a distinction (seemingly) beeetwn an intention and a thought. When you get a real intention cooking, it seems to have some power and energy behind it. Intentions would appear to be quite creative in the world around us. No argument there.But here’s where I’ve got to ask the question: where do your intentions come from? Let’s use an example: you set an intention to increase the number of clients in your business. Great. But at the moment that the idea came to you to set an intention about your business, where did that arise from? How did YOU decide to set that intention? Did the intention not arise out of nowhere? And even more problematic, who is the YOU that set the intention?See, that’s the rub. Here’s where the whole enchilada breaks down. More on this score in the next essay. Love the comments, Andrea. You’ve really got me cooking on intention, by the way.@Evan I will agree that this essay isn’t a definitive proof that there is no control. But if you think you have control over your life, it is a definite blow to that assumption. IF you have control, it is obviously very little.@Mike Ah, the minute we use words, we are clearly in duality, are we not? But what fun to play around with duality as long as one realizes that duality isn’t inherently meaningful. First, let me say that I’m glad you do see any spiritual gestapoism in my blog!! You know, in point of fact, I’m not very attached to the words I say, if attached at all. As the Zen dudes love to say, at best my words are fingers pointing at the moon. AT BEST. At worst, well, they are crap. Pure and simple. All I try to do is relate my experience and what words or ideas arise in me. Nothing more than that.Second, let me address one interesting question in your comment: the distinction beeetwn thought, belief, feeling, etc. Here’s a working definition for you. Thought is an energy that arises in the mind (whatever that is) and then fades away if left alone. However, if consciousness turns toward it and becomes interested in it, then we get some more energy behind it, and if believed, then we have a belief. Intention, well, it would just seem to be some energetically juice thoughts that have some attention behind them. Lastly, feelings seem to me to be an experience of thought via the more physical body/mind. We feel our feelings via our senses. We experience them.So, a thought arises. If I get interested in it, then it produces results. Good or bad. Heaven or hell. As Adya likes to paraphrase: one thought believed separates heaven from hell.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *