Seis noches en Marruecos المغرب — Parte 2

This entry is part 3 of 9 in the series Vacación 2011

L07 Fez فاس‎‎ — Cèdre Gouraud Forest — Erg Chebbi عرق الشبي‎

 Fotos de Fez a Erg Chebbi

Temprano por la mañana nos recogió en Fez nuestro guía marroquí Ali Oussou de Camel Safaries. Aprovecho la oportunidad para hacerle propaganda. Lo contactamos por su sitio web, y refinamos por correo electrónico el recorrido en 4x4 por el desierto que nosotros queríamos hacer. Él siempre tuvo una excelente disposición para ayudarnos a planificar la ruta, y una vez en Marruecos, fue siempre simpático, agradable, ayudador e interesante para conversar. Si quieres pasear en un tour privado por Marruecos, ¡contáctalo!

Dejamos Fez y luego de una breve parada para un café, nos detuvimos en el Cèdre Gouraud Forest o bosque de los monos ( video 1,  video 2 debajo) donde, efectivamente, vimos hartos monos.

Cruzamos el Atlas Medio الأطلس المتوسط‎ ( video) que estaba nevado, y paramos en Zeïda a comprar algunos víveres para la colación. En dicho pueblo vimos varios puestos comerciales preparando tajin de diversos tamaños, para almorzar (esta foto). Pasado Midelt, dejamos el vehículo todoterreno a un costado del camino, pusimos una manta en el suelo, y preparamos sanguruchos para almorzar, ¡genial! Seguimos por el imponente valle del Ziz, y el Oasis de Tafilalt, mientras Ali nos iba contando cosas diversas de las zonas que cruzábamos.

En un momento nos salimos de la ruta pavimentada y cruzamos a campo traviesa hasta llegar a Hassilabied, donde tuvimos un breve respiro, dejamos el equipaje y nos subimos a unos dromedarios para internarnos al Erg Chebbi عرق الشبي‎ con nuestro nuevo guía Youssef ( video 1,  video 2 debajo).

Un erg es una duna con ciertas características en el Desierto del Sahara, totalmente desprovista de vegetación en su mayor parte, un paisaje sobrecogedor e imponente. Cuando el sol estaba a punto de ponerse nos bajamos de los dromedarios para ver el ocaso ( video) y luego montamos nuevamente, hasta completar casi una hora internándonos en el desierto. Ya noche cerrada, llegamos al campamento en un oasis al medio del erg, con tiendas bereber. Cocinamos tajin (¡tercer día consecutivo!), y luego tocamos un poco de tambor marroquí ( video). Luego contamos historias y acertijos de dromedarios (¿como metes un dromedario dentro de un refrigerador en tres pasos?), y de otros tipos como por ejemplo ¿cómo hacer cuatro triángulos iguales con seis fósforos? ( video). Estaba heladito y nos fuimos a dormir en la tienda.

M08 Erg Chebbi عرق الشبي‎ — Rissani الريصاني — Garganta del Todra تدرة جورج‎

 Fotos en Erg Chebbi

Despertamos y pudimos apreciar el oasis en el medio del erg ( video), y subimos una duna para ver la salida del sol ( video). Tomamos desayuno, y, a todo esto, aprendimos con Youssef cómo se debe servir el té, puesto que le hizo repetir a mi negrita hasta aprender: tiene que tener espuma arriba (ese es el secreto).

Volvimos a los dromedarios que estuvieron estacionados toda la noche, y nos devolvimos una hora hasta Hassilabied ( video debajo). En el camino nos turnamos para llevar la caravana a buen destino.

Nos despedimos de Youssef, reencontramos a Ali, y tomamos nuevamente el vehículo hasta Rissani الريصاني.

Fotos de Rissani al Valle del Todra

Llegamos a Rissani ( video de la entrada a la localidad), y exploramos el mercado, con sus vegetales, condimentos, productos frescos y animales. Mi negra compró pistachos y algún otro fruto seco, y además conocimos al hermano de Ali, quien es originario de esta zona. Retomamos el camino, y en medio del desierto nos detuvimos a mirar un rebaño de cabras detenido. Estaban en el costado de un pozo, donde estaban los locales aprovechando de dar agua a los animales y sacar agua para ellos.

Luego de almorzar (tajin, por supuesto) en Tinejdad, llegamos al Valle del Todra, donde nos detuvimos a ver las Kasbahs, los Ksur (Ksar en singular), y luegos nos adentramos en la Garganta del Todra ( video debajo), un lugar natural súper escénico con altas murallas de piedra en cada costado.

Para ir a pasar la noche nos fuimos a la Kasbah Itran cerca de Kelaat M’Gouna, en el Valle de las Rosas, donde nos recibieron con una chimenea encendida y té, otra chimenea en la habitación y cenamos, claro está ¡tajin! Éramos los únicos en el lugar, aun cuando nos dijeron al llegar que el día anterior había estado lleno. Días después leí en la Lonely Planet que siempre dicen eso (independientemente de si es verdad o no) como una forma de hospitalidad al huésped, de modo que me quedó la duda al final. Como sea, nos fuimos a dormir.

 

Series Navigation« Seis noches en Marruecos المغرب — Parte 1Seis noches en Marruecos المغرب — Parte 3 »

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *